Una de las preocupaciones más grandes y actuales en la sociedad han sido los servicios de sanitización y sobre todo si hablamos en ámbitos de covid.

El brote pandémico de enfermedad por coronavirus llamado normalmente COVID-19 y nombrado por los expertos como SARS-CoV-2, fue notificado por primera vez en Wuhan, China el 31 de diciembre de 2019.

Dicho virus es perteneciente a la familia de virus causantes de enfermedades que van desde el resfriado común hasta el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV).

La Organización Mundial de la Salud (OMS por us siglas) la reconoció como una pandemia el 11 de marzo de 2020.

Ya que fue en esa fecha que se informaba de 118 000 casos en 114 países.

Y tristemente notificaba que 4291 personas habían perdido la vida presas de dicha enfermedad que ya había llegado a todo el mundo.

Fue entonces que así también nos vimos en nuestros hogares mucho más tiempo del que nadie se esperaba y mucho menos del que queríamos.

La enfermedad coronavirus es una enfermedad infecciosa, o sea un trastorno causado por un virus.

Por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos que puede transmitirse de persona a persona.

El virus entra al cuerpo de las personas por la boca, nariz y ojos.

También se puede transmitir cuando se toca una superficie contaminada con el virus y después se toca la boca, nariz u ojos con las manos.

Quién está infectado puede contagiar o propagarlo principalmente a través de las gotículas de saliva o de secreciones nasales.

Dichas partículas se generan cuando una persona infectada tose o estornuda y contamina directamente a alguien mas o esas partículas son llevadas a la cara o las mucosas.

El periodo de incubación del coronavirus suele ser de cinco días, pero puede variar de dos a catorce días presentando como los síntomas más comunes la fiebre, la tos seca y dificultades para respirar.

Además como parte de esas mismas complicaciones se pueden incluir la neumonía, el síndrome respiratorio agudo o la sepsis.

Precauciones en sanitización

Por todo esto es de suma importancia que se tomen precauciones a nivel personal para así poder frenar su transmisión:

  • Lávese las manos con agua y jabón o límpieselas con gel hidroalcohólico frecuentemente.
  • Mantenga una distancia mínima de 1 metro entre usted y las personas que tosan o estornuden.
  • Evite tocarse la cara.
  • Cúbrase la boca y la nariz al toser o estornudar.
  • Quédese en casa si no se encuentra bien.
  • Absténgase de fumar y realizar otras actividades que debiliten los pulmones.
  • Respete el distanciamiento físico evitando viajes innecesarios y alejándose de grupos numerosos de personas.

También es importante tener en cuenta que las gotas que causan el contagio no siempre llegan de manera directa, como dijimos antes pueden permanecer en objetos y superficies, las cuales se ha estimado pueden ser transmisoras durante horas o días.

Por lo que es importante limpiar, eliminando la materia orgánica, suciedad e impurezas de las superficies mediante un arrastre mecánico.

Y a su vez una sanitización con el uso productos químicos, para eliminar a los agentes infecciosos de superficies.

La mayoría de los desinfectantes comunes de uso doméstico son eficaces para las tareas de desinfección, como lo es el hipoclorito de sodio.

No se deberán de utilizar concentraciones de desinfectantes superiores a las recomendadas.

Por ejemplo las altas concentraciones de cloro pueden provocar la corrosión de las superficies, así como efectos deletéreos para la salud, como la irritación de la piel o mucosas hasta intoxicación.

En High fly sanitize contamos con certificaciones internacionales y años de experiencia que nos ayudan a garantizar una desinfección del hasta 99.9% de gérmenes, virus y bacterias.

Cuida tu salud y la de los tuyos.

Y para cualquier información llámanos https://highflysanitize.com/contacto/

Abrir chat
¿Como te podemos ayudar?